//“Dibu-je” Maestro…

“Dibu-je” Maestro…

Por la semi final de la Copa América Brasil 2021, en el estadio Mane Garrincha, de Brasilia, la selección Argentina supero a Colombia por la vía del penal, quedando como figura excluyente del partido Emiliano Martínez. Partido que arranco con total dominio de la selección nacional, hasta que en el minuto 6, Lautaro Martínez lo abre con su gol (asistencia de Lionel Messi que la aguanto dentro del área) y todo el mundo pensó que se venía el baile y goleada por parte de los Scaloni Boys. La realidad fue otra, a partir de allí comenzó a controlar la pelota y el partido Colombia. Nuestro seleccionado tenía todo bajo control. Quedo en evidencia que en el mediocampo nacional, hace falta un 5 batallador, de oficio. Jugadores de buen pie en el medio es lo que sobra actualmente. El equipo cafetero comenzó a jugar al futbol y a pegar bajo la mirada complaciente del árbitro venezolano Jesús Valenzuela que en el primer tiempo no andaba con ganas de sacar tarjetas y allí aprovecharon los de Rueda a dejar recuerdos en los tobillos nacionales.

Para los amantes de la grieta “Messi/Maradona”, en este partido, Frank Fabra, le metió una patada criminal al tobillo de Messi que lo dejo lastimado (las imágenes eran claras como se venía la sangre que traspasaba su media) y el rosarino siguió jugando, siguió yendo al frente como lo hacía el Diego en el mundial de Italia. Messi en esta Copa canta el himno, ya recibió patadas criminales… no sé qué más quieren sus detractores. Si es por un logro con la mayor, recuerden que Messi es campeón Olímpico en Pekin 2008 sin olvidarnos de los oros juveniles. Maradona tiene en su haber el mundial 1986. Ninguno de los dos (hasta el momento) gano una Copa América. A ver si dejamos de joder con la grieta y disfrutemos de los dos, que han dado alegrías a los argentinos.

Volviendo al partido, a los 16 minutos del 2°T Luis Díaz empata el partido. Ingreso Di María versión Ecuador (la que nos gusta), comenzó a complicar al fondo Colombiano con su velocidad, entrego un pase gol a Lautaro Martínez y Wilmar Barrios la saco de la línea. Luego vino una nueva jugada de Di María (insisto, este “Fideo” que juega de primera es el que sirve al equipo, no el individualista) se la entrega a Messi que con tobillo ensangrentado rompió el primer palo de Ospina con su remate. Llego el final del encuentro, hora de definición de los penales. Gracias a tres penales atajados por “Dibu” Martínez en forma magistral, la selección paso a la final de la copa. Si bien para el hincha fue divertido y anecdótico las provocaciones o “viveza criolla” del 1 argentino hacia los rivales que iban a ejecutar el penal, debemos sacarnos la camiseta y reconocer que esas actitudes son anti deportivas y son merecedoras de tarjeta amarilla. Es bueno decirlo porque cuando las cosas suceden a la inversa, seguramente muchos querrán ir a la embajada de Colombia a declararle la guerra. Esto no quita el mérito de Martínez en elegir el lugar donde volar y evitar los goles cafeteros. Se viene Brasil, la final soñada por el mundo. ¿Se viene el nuevo Maracanazo?

Comparte este articulo!!