//Las Martas con derecho a fútbol

Las Martas con derecho a fútbol

El viernes 31 de enero se volvieron a encontrar «Las Martas fútbol feminista» en un picadito y picadita que organizaron en playa grande ubicada en Almirante Brown 5294 para todas las mujeres y disidencias que tengan ganas de jugar. En ese contexto convocante con mujeres de distintas edades, como las trabajadoras del medio «Periódicas» entre otras. Y así en un clima de risas y juego colectivo pudimos dialogar con «Las Martas». Y esto nos dijeron

Entrevistadas: Irene Mingarini, Emilia Wingeyer, María José Soria.

¿Quiénes son las Martas?

Las martas es un grupo de mujeres feministas que empezaron a encontrarse jugando. Estábamos encantadas de encontrarnos así con cosas que por ahí tuvimos que dejar en la adolescencia y teníamos muchas ganas de hablar de fútbol, nos divertíamos muchísimo.

Nos conocíamos en la militancia en organizaciones independientes, otras nos conocíamos siendo adolescentes. En ese contexto nos encontrábamos con situaciones raras como mencionaba Majo «los pibes que nos veían entrar a las canchas de fútbol  5 se ponían a decirnos cosas y mirarnos raro, se sentían que ese espacio era de ellos no de nosotras».

A partir de ahí nos empezamos a encontrar de otra manera nos dimos cuenta que teníamos mucho de qué hablar, que nos encantaba jugar y que había sido algo prohibido en nuestra adolescencia. Es por eso que llega la reflexión y el feminismo  tomó otra potencia ahí  comenzamos a visibilizarlo.

¿Hace cuánto que vienen jugando juntas?

En 2014-2015 se empezó a formar el grupo, en el comienzo de esta nueva ola del feminismo y no todas nos reconocíamos como feministas, si nos reconocíamos como militantes de organizaciones, así que también era visibilizar que la militancia en organizaciones también había machismo porque al encontrarnos entre  nosotras era otra la charla era más horizontal, en las organizaciones que participábamos siempre eran pibes los que discutían todo y no teníamos esa voz. Hacíamos plenarios con textos para visibilizar nos formábamos para profundizar que lo que veníamos haciendo era más que jugar a la pelota.

Realidades que no todas ni todos cuentan

Los hombres hasta los 50 maso menos  pueden jugar y a nosotras se nos corta a los 12 años cuando nos llega la menstruación. Y ahí eso nos hizo un click, pensamos en qué lindo que las pibas se puedan juntar a jugar y mantengan ese tipo de relaciones, lo más fuerte fue «encontrarse entre mujeres».

¿Por qué surge ese nombre?

El nombre de «Las Martas» surge a través de una compañera que no juega al fútbol pero tenía eso de llamar a las personas como «Marta»  y cuando se decidió poner el nombre al equipo se eligió ese, todo empezó como un juego.

Además de jugar al Fútbol… ¿Qué otro rol cumplen dentro del deporte?

Creamos escuelitas de Fútbol, la mayoría no tenemos la herramienta del fútbol y a las escuelitas que llevamos a delante desde 2018 tratamos que se pueda mostrar que pueden jugar también como los pibes bien o mal pero pueden jugar. Muchas veníamos de organizaciones y pensamos ¿Por qué no creamos esta red de vínculos y fortalecernos entre nosotras? Así que trabajamos en conjunto con «Birri» y «la Revuelta» dentro de los barrios porque no tenemos un lugar propio.

¿Qué se pudo lograr con las escuelitas de fútbol y que sienten que faltó?

Pudimos instalar que las pibas se hagan el tiempo, se les haga un hábito, fue difícil y lo sigue siendo porque cumplen ese roll de segunda madre y dejaban de hacer muchas cosas por cuidar al hermano más chico por más que tengan un hermano más grande siempre son a quienes se designa para esa tarea. Buscamos lograr que no se repriman el derecho al juego, nos cuesta muchísimo trabajar para que se deje de ver todo desde lo competitivo porque están acostumbradas a ver que tenes que ser el campeón en todo para ser mejor.

¿Creen que al fútbol integrado por mujeres le dan la misma importancia que al que está integrado por varones?, ¿Por qué?

Al fútbol integrando por mujeres no se le dé la misma importancia que al que está integrado por varones porque los que tienen el poder de decisión son los varones blancos heterosexuales y son el modelo a seguir.

¿Qué experiencia les quedó de las juntadas con otras mujeres en el Solar de las artes para ver los partidos que jugó la selección femenina de fútbol el año pasado?

Cuando organizamos la juntada en el solar para ver a la selección femenina en el mundial no había muchas expectativas y nos dio mucha emoción conjunta y más el último partido. Tuvo mucho que ver esa mística que esta súper instalada de que el protagonismo lo tienen los varones.

Emilia Wingeyer «A mí me hizo acordar cuando tenía 11 o 12 años y vi a las leonas en las olimpiadas donde no se juega por plata sino por la medalla era poner toda la garra y colectivamente estaban en la misma las jugadoras de la selección de fútbol muy conectadas por la lucha que se estaba dando y por la profesionalización del fútbol a nivel nacional. Lo emocionante fue que estábamos viendo a la jugadora que no le pagaban ni los viáticos poniendo todo como diciendo no nos importa nada solo poder jugar. También pudimos opinar libremente cuando muchas veces que estando hombres presentes la mujer no puede opinar, lo que opina es una boludes para ellos y creen que tienen la verdad sobre el fútbol. Esto nos motivó a seguir pensando en organizar más juntadas así.

Nos pueden contar un poco las que fueron al encuentro plurinacional de mujeres del año pasado ¿con qué idea fueron? Y… ¿con qué se encontraron?

Fuimos al encuentro plurinacional de mujeres en La Plata fue el 6to encuentro de mujeres jugando al fútbol, jugamos en una de las plazas donde se hacía el encuentro donde llovío mucho pero a pesar de eso se la remo y pudimos hacer la actividad al aire libre. Después cada una fue a distintos talleres según lo que deseaba.

El 16, 17 y 18 de Noviembre del 2019 participaron del 4to Festival de fútbol plurinacional transfeminista en Rosario. ¿Quiénes podían participar?, ¿qué actividades realizaron?, ¿Cómo se sintieron?, ¿Esté año habrá otro encuentro?

En noviembre fuimos a Rosario al festival de fútbol plurinacional y transfeminista, después de habernos nutrido de lo que nos dejó y trajimos como experiencia del encuentro en La Plata. Dimos un paso más que años anteriores crece año a año y pudimos darnos cuenta que había un montón de fútbol posible, nos encontramos con visiones diferentes con mujeres que están por jugar profesionalmente otras que apostamos por un fútbol como juego para las pibas «son todos posibles y todos aportan a sumar y no a competir una con la otra» es un tema que el 2018 se puso tenso y ya el año pasado pudimos entender. Nos enteramos al circular la palabra que las mujeres indígenas no tuvieron voz con la discusión  del aborto plantearon que tenían distintos métodos de anticoncepción y quedamos bastante impactadas porque el debate por el aborto legal o clandestino fue mediático. Esa historia nos hizo pensar en esa exclusión porque en esa gran masa de mujeres empobrecidas también tienen que incluir a las originarias pobres. Sirvió ese aprendizaje para que otras como por ejemplo una mujer originaria que estuvo ahí que  juega puedan pensar en ir a los próximos encuentros ya con un equipo armado.

¿Cuál sería el mensaje y deseo de Las Martas que no puede faltar en el mundo del fútbol?

El mensaje que no puede faltar de «Las Martas» para el mundo del fútbol es que nos gustaría que todos los varones  que son diversos se puedan abrir un poco más y no repriman sus sentimientos. Que haya mucho fútbol como organizaciones con ganas de jugar que todos  y todas quienes nos propongamos a crear fútbol sean de esa manera.

Entrevista y fotos realizado por Laura Alegre, para SD1° Santa Fe

Comparte este articulo!!